• Posadas, Misiones, Argentina

  • (0376) 444 0096

  • iset@leoniset.edu.ar

Novedades ISET


Esta diseñadora creó una empresa que apuesta al papel y factura US$ 22 millones

04 Mar administrador 0 Noticias

Mientras avanza la era digital y el papel parece cada vez más destinado a desaparecer, una diseñadora gráfica estadounidense logró contra todos los pronósticos hacer funcionar su empresa basada en objetos de papel, que si bien empezó en un garaje, hoy factura US$ 22 millones y cuenta con 160 empleados.

La idea comenzó en 2009 cuando Anna Bond, una diseñadora gráfica e ilustradora de 33 años y su marido Nathan, músico, vivían en un departamento prestado y con poca estabilidad laboral. En 2008, cuando decidieron casarse, Anna se encargó de diseñar las invitaciones que resultaron un éxito entre sus amigos y conocidos y dispararon múltiples pedidos. “Nunca había pensado en las tarjetas como un negocio pero después me di cuenta que combinaban todo lo que me gustaba: tipografía, ilustración, diseño y papelería”, explico a Fast Company.

 

El boca a boca y reseñas en distintos blogs, motivaron que el año siguiente abrieran una página web con su marca, Rifle Paper Co. e iniciaran su negocio con una inversión de US$ 10.000 en el que vendían cuadernos y tarjetas ilustrados. Dos semanas después del lanzamiento, fueron contactados por Anthropologie – una de las empresas más grandes en EEUU en materia de indumentaria y decoración- para un pedido. “Era una oportunidad enorme, pero mi marido les dijo que no. En el momento pensé que estaba loco, pero después me di cuenta que tenía razón, necesitábamos tiempo para estar listos para un pedido de esa magnitud”, cuenta Bond y agrega que dedicaron los siguientes 6 meses a ajustar el modelo de negocios. Finalmente, se acercaron con una nueva propuesta y lograron que Anthropologie se convirtiera en su primer cliente. Allí lanzaron una funda para iPhone que los catapultó al éxito.

“Ni Nathan ni yo veníamos del mundo de los negocios, por eso diría que aprendimos casi todo a través de la prueba y el error, buscando en Google y conectándonos con otros emprendedores”, contó a The Every Girl. “También nos equilibramos muy bien con Nathan, él se ocupa de la parte de producción y precios mientras que yo me ocupo del diseño de los productos y el marketing”, relata.

Si bien la mayoría de los productos son en papel, la compañía también explora otros materiales como textiles, zapatillas, packaging, fundas de celulares, tatuajes temporarios. “Tenemos planeado avanzar sobre productos para el hogar y accesorios. Creo que el papel siempre va a ser nuestro foco pero es divertido jugar con otros medios. Nuestros consumidores adoran la estética de la marca, más allá del material”, concluye.

Un consejo que Anna daría a otros emprendedores es que no tengan miedo y sean flexibles “Hubo muchas veces que nos tuvimos que adaptar y cambiar los planes, para bien y para mal. Siempre intentamos tener una mente abierta sobre las oportunidades que se presentaron priorizando lo que era mejor para la compañía. La otra clave es no tener miedo, llevar adelante un negocio puede asustar, puede ser duro e implicar mucho trabajo pero si no te metés de lleno en él, nunca vas a saber si funciona. No hay que temer cometer errores y equivocarse, es parte del proceso”, concluye.

Fuente

Leave a comment